RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2012

Hitler se entera de que Toquero no ganará el Balón de Oro

Con la intención de que esta pieza de coleccionista no se pierda en el profundo agujero negro que es Internet, aquí os dejo el enlace de esta dramática situación que vivió Hitler al saber que Toquero no ganaría el Balón de Oro. Ahora ya sabéis porque se suicidó realmente…

EL ENLACE DEL VÍDEO, MOTHERFUCKERS ➨ http://chevismo.com/h/96663

A disfrutar, pequeños saltamontes.

 

La madre de todas las fiestas

Project X, esa es la actitud.

El otro día me dió por filosofar sobre la fiesta en España y todas sus carencias, y no pude evitar referime a La Meca de los fiestotes: Estados Unidos. De hecho, entre todos logramos que #EnUnaFiestaAmericanaSiempreHay fuera primer TT durante varias horas. Así que hoy os voy a contar todo lo que necesitáis para montar la madre de todas las fiestas, siempre siguiendo la filosofía de vida Toquerista. Vamos allá, os váis a cagar:

  • Casa: Indispensable. Estoy harto de fiestas en discotecas mugrientas en las que el reggeaton convierte a la gente en simples zombies ávidos de culos que perrear. Basta, cojones. Las fiesta debe hacerse en la casa o torre de un colega, siempre. Tiene que ser grande, sin nada de valor en su interior, sin vecinos monguers y sin padres. ¿Fácil, no?
  • Proporción tíos – tías: En las pelis americanas como American Pie, por cada tío que hay en la fiesta se ven por lo menos a 12 tías. Esto es chungo de conseguir aquí, pero debes conseguir por lo menos que por cada tío que venga a tu fiesta haya 5 tías. Y que estén buenas. Y que enseñen las tetas, a poder ser. ¿Como conseguirlo? Ves al Zara, compra la tienda entera y regala ropa a saco a toda tía que venga a la fiesta, no hay más.
  • Vasos rojos: No tengo que añadir nada, o los vasos son rojos o no hay fiesta. Nadie tiene una explicación a esto, pero es así desde tiempos ancestrales y nosotros no lo vamos a cambiar.
  • Música: Como he dicho antes, nada de reggeaton, house y estas mierdas. Tiene que haber diferentes ambientes: uno con música electrónica guapa, para que la gente se vaya animando; uno con las típicas canciones americanas de Blink 182, Sum 41, etc., muy recomendable cuando se está cerca del coma etílico; otro ambiente con pachanga buena, tipo ‘Amigos Para Siempre’ de Los Manolos, para que la gente acabé de morirse con la música apropiada para ello. Añadir tipos de música a gusto del organizador de la fiesta.
  • Piscina: Siempre tiene que haber una piscina donde misteriosamente todas las tías buenas acaben sin camiseta. Muy importante que haya balcones desde los que saltar a la piscina, sobretodo si en la fiesta hay algún alemán, que son muy aficionados al balconning.
  • Alcohol: Calcula que por cada tres personas tocan 12 barriles de cerveza, por lo menos, y asegúrate de acercarte un momento a Siberia y acabar con todas las reservas rusas de vodka. En este apartado solo me queda citar al más grande de todos: “Más vale que sobre que no que falte”, Guti.
  • La zona de folleteo: En estas fiestas siempre se acaba follando, y hay que habilitar ciertas zonas para ello. ¿La cama de tus padres? ERROR. ¿El jardín? ERROR. ¿El mugriento sótano repleto de trastos viejos, ratas y espíritus malignos? ACIERTO. Allí que follen lo que quieran, pero que no molesten. También está bien tener una zona donde hacer petting (prácticas sexuales sin penetración, que se os tiene que explicar todo). En esta zona de petting debe haber también el más pringado de tus amigos con un silbato, pendiente de que se cumplan las reglas y expulsar a las parejas que se pasen de la raya. Ya lo he dicho, a follar se va al sótano de mierda.

Gran ejemplo del gordo del barril.

Vale, ahora ya tienes todos los elementos físicos para llevar a cabo la fiesta. Pero falta lo más importante: los personajes que se van a dejar la vida en esa fiesta. Hay algunos de ellos que son imprescindibles, y sin ellos no se puede dar inicio a la madre de todas las fiestas:

  • El gordo del barril: Cuando llegas ya está allí, cuando te vas sigue allí. Debe pesar por lo menos 150 kilos, llevar una camisa hawaiana talla XXXXL y una gorra al revés. Su única función es beber decenas de litros de cerveza mientras todo el mundo le anima al grito de ‘¡Traga, traga, traga!’. Se le permite gritar y destrozar de todo, asegura las mayores risas de la fiesta. Todo el mundo lo quiere, pero al finalizar la fiesta sus posibilidades de sobrevivir son escasas.
  • La zorra maligna: En toda fiesta americana como Dios manda tiene que ver una mala malísima. Está muy buena, viste como un zorrón auténtico, se ha tirado a todo el equipo de fútbol americano (en el caso de aquí, se ha tirado a todo el equipo de fútbol sala del pueblo y parte del de petanca) y su único objetivo en la vida es joder a una tímida y virginal adolescente sin amigas. Tiene que acabar la fiesta humillada por la chica tímida, que al final siempre resulta ser un pibón total, aunque nadie se había dado cuenta.
  • El negro: Solo hay uno. Nadie se lo explica. En Estados Unidos el 15% de la población es de raza negra, pero en las fiestas solo hay uno. Tremendo. Pues aquí lo mismo, no hay que llevar la contraria. Normalmente está en un sofá riéndose solo, evidentemente fumadísimo. Interactúa poco con la gente, pero es imprescindible para poner paz en posibles conflictos con su mítico ‘Eeeeeeeeh tío, paz colega, somos todos hermanos, no malos rollos bro, ganja time man”. Mi pequeña recomendación: si el negro de tu fiesta es Drenthe, tu fiesta será legendaria sí o sí.
  • El virgen: Los que leéis este blog sois muy feos todos, así que este puede ser vuestro papel en la fiesta. En las grandes fiestas siempre hay un tío que aún es virgen y que está dispuesto a vender a su madre a un traficante de órganos nigeriano con tal de follar esa noche. Hará el ridículo, recibirá varias palizas por parte de los populares de la fiesta, su dignidad quedará reducida a escombros… pero finalmente logrará perder su virginidad. Aunque sea con una cabra que pasaba por allí, pero lo logrará.
  • El liante: En otras palabras, es necesario un Steve Stifller. Su desprecio por la autoridad no conoce límites, y su código ético es más inexistente que el cerebro de Belén Esteban. Se meará en tu cerveza, cagará en el jardín de los vecinos, recibirá bofetadas de todas y cada una de las tías que hay en la fiesta… pero no pasa nada, es su función y la debes respetar. Si no eres su colega, mejor aléjate de él.
  • La muchedumbre anónima: Definición de la RAED (Real Academia Española del Desfase), la muchedumbre anónima se trata del “conjunto de personas que hacen bulto en una fiesta y que con tal de pasar la mejor noche de sus vidas y debido a su lamentable estado etílico llevarán cabo todo aquello que se les ordene, sean cuales sean sus consecuencias”. Todas esas personas que están allí, que no has visto en tu vida pero que darían sus vidas para que la fiesta sea la mejor de la historia, eso héroes anónimos dispuestos a quemar el coche de tus padres o robar el cobre del campo del Rayo Vallecano, los soldados de la fiesta, francotiradores de la diversión. Imprescindibles para que la fiesta sea épica.
  • Guti: Por último, una fiesta no es una fiesta si Guti no está por allí dándolo todo. No te tienes que preocupar de invitarlo, cuenta la leyenda que si a las 11 de la noche te pones delante del espejo con un cubata en la mano y dices tres veces ‘Fiestón’, Guti aparecerá en la puerta de casa automáticamente.

Ahora ya sabéis como tenéis que montar la fiesta y que gente invitar. No tenéis excusa. Ninguna. Del mismo modo que no tenéis excusa para no invitarme en el caso que decidáis montar la madre de todas las fiestas. No dudéis en comentar esta entrada si tenéis ideas nuevas que añadir a la fiesta perfecta, Toqueristas. ¿Fiesta? Sí, pero con dos cojones.

 

El Toquerismo te enseña a pedir matrimonio

Te hamo.

El mes pasado os enseñé a ser el novio perfecto, amigos Toqueristas, y hoy llegaremos un poco más lejos… hoy os enseñaré a pedir de matrimonio de varias formas muy originales e infalibles (o casi). Sin más dilación, estas son las formas Toqueristas de pedir la mano a la mujer de tu vida:

  • A lo Guardiola: El otro dia Guardiola dejó claro su apoyo a la independencia de Catalunya… pero desde Nueva York. Chico listo, Pep. Una forma muy segura de pedir matrimonio es a través de videoconferencia y a 7.000 kilometros de distancia de tu novia. Si dice que sí perfecto, vuelves y punto. Si dice que no pues no pasa nada, te quedas donde estás y de puta madre.
  • A lo Lotina: Pídele matrimonio a cualquier chica. Si dice que no porque es demasiado para ti, baja de nivel y busca a una más fea. Si esta también dice que no, vuelve a bajar de nivel con otra aún más fea. La cuestión es ir bajando, bajando, bajando… hasta que encuentras la chica ideal para ti (Aviso: si bajas mucho el nivel, más que con una chica te puedes acabar casando con un orco leproso).
  • A lo Panenka: Dile a tu chica, muy serio, que tenéis que hablar. Haz que la situación sea tensa e incómoda, como la tanda de penaltis de una eliminatoria de la Champions. Muéstrate firme, duro, impasible. Haz todo lo posible para que piense que la quieres dejar, debilita su escudo femenino, y cuando al final del todo ya parezca inevitable el mazazo de la ruptura… *clinc*. Con suavidad, mimo y mucha clase sacas el anillo y le pides matrimonio. Como un penalti a lo Panenka, lo que parecía un duro golpe acaba convertido en un leve toque del esférico que termina gol.
  • A lo Bielsa: Pásate hablando varias horas seguidas, divagando sin cesar y con una verborrea digna de un tertuliano de Telecinco puesto hasta arriba de coca. Cuando veas que empiezan a aparecer en tu novia signos de deshidratación y demencia senil, sabrás que es el momento indicado. Pídele matrimonio, te prometo con mis huevos que para que te calles de una vez te dirá que sí a todo.
  • A lo Van Persie: Sabes que eres guapo, lo sabes. Y que muchas tías te quieren. Pero llevas 8 años con la misma, así que hay que plantearse casarse de una vez por todas con ella. Y una mierda, haz una lista con tus pretendientas y cásate con la que más pasta tenga. Faltaría más.
  • A lo Sahin: espera sentado a que llegue el amor de tu vida, y ya luego si eso te casas.
  • A lo Karanka: Un día cualquiera, el día menos pensado, llegará a tu vida esa persona con la que siempre has deseado casarte. No te precipites, hazte íntimo amigo suyo, trabaja mano a mano con él, aprende su idioma, nacionalízate si hace falta. El momento perfecto para declararle tu amor llegará (Por ejemplo: cuando ganes la Décima, un beso apasionado en el banquillo puede ser perfecto).
  • A lo Jordi Alba: Me gusta su nombre, una parte masculina y la otra femenina. ¿Para qué buscar fuera lo que ya se tiene? Dicho de otro modo, ¿para qué buscarte problemas casándote con una chica si tu mano nunca te fallará y siempre estará ahí? El sexo está sobrevalorado, con la mano vas sobrado. Pídele matrimonio a tu mano derecha anda, que además con un anillo es suficiente.
  • A lo Banega: Ponte el anillo en el rabo, grábalo en una webcam y mándaselo por mail a tu novia. Y que sea lo que Dios quiera.
  • A lo perfecto: Es curioso, pero la petición de matrimonio perfecta no depende de ti, sino de ella. Después de tu “¿Quieres casarte conmigo?” puedes recibir un ‘no quiero’ o un ‘sí quiero’, pero ninguna de las dos respuestas es buena. No, señores, la respuesta que tu novia te tiene que dar para que la petición de matrimonio sea perfecta es ‘Sí, pero con dos cojones’. Música celestial, tu novia es Toquerista a más no poder y tu matrimonio será como un paraíso terrenal. Aviso importante: se han dado casos que la respuesta ‘Sí, pero con dos cojones’ no hacía referencia al Toquerismo, sino al deseo de la chica de cambiar de sexo. Vigilad con eso, que os podéis llevar un disgusto de los grandes.

Y eso es todo, Toqueristas. Espero que si usáis alguna de mis técnicas para pedir matrimonio a vuestra chica, chico, mano o hipoteca lo grabéis y me lo mandéis. Más que nada para echarme unas risas cuando os digan que no. Amor y paz, shurmanos.

 
 
 
A %d blogueros les gusta esto: