RSS

Archivos Mensuales: marzo 2012

El Toquerismo te enseña a hacer el amoFOLLAR

Estos dos saben de lo que hablo.

Amigos Toqueristas del mundo, desde Reykjavik hasta Ulan Bator, sé que esta entrada no os interesa mucho puesto que vuestras relaciones sexuales son más escasas que la gomina en mi casa, pero por si algún día suena la campana, sé que los consejos de hoy os serán de gran ayuda. Hace un tiempo os enseñé a ligar, os mostré mi método, 100% efectivo y muy caballeresco… pero no os enseñé qué debíais hacer después de conseguir llevaros a una dama (bueno, o en su defecto un orco) a vuestros aposentos. Pues aquí os dejo una serie de consejos que de bien seguro os harán sentir más fuckers que Guti en Ibiza. Vamos allá:

  • Música selecta: Aaah, el amor. Que bonito es hacer el amor a la luz de la luna con tu amor platónico y Barry White de fondo… bueno, si eres una jodida nenaza sí, pero no es el caso. Com bien indica el nombre de la entrada, aquí hablamos de follar. Por eso mismo, con el objetivo de excitar a la hembra hasta límites insospechados, nada mejor que poner de fondo un buen tema de Extremoduro, o en su defecto de AC/DC. Que las guitarras marquen el ritmo, que no sepas si los gritos son del cantante o de la tía, hay que vivir al límite. Si la tía con la que has ligado es de esa subespécie homínida amante del reggaeton y estás desesperadísimo, puedes poner alguna mierda a lo Daddy Yankee, pero te juegas la expulsión del Toquerismo y una muerte por colapso cerebral. Avisados estáis.
  • Ambiente apropiado: hacerlo con la luz apagada es de sosos, y con la luz completamente abierta un locura (considero que el 100% de los que leéis esto sois feos de cojones), así que hay que buscar un intermedio. Para ello lo mejor es convencer a un colega para que esté debajo de la cama con un linterna; en el momento apropiado, que salga y os enfoque en pleno éxtasis, creando una sensación de peli de Scorsese que te cagas. Recordad que el amigo no es válido si va más caliente que tú mismo, te mataría con la linterna para tirarse él la chica.
  • Calcetines: solo hay una cosa más lamentable que Roncero revolcándose por el plató de Punto Pelota, y es un tío adulto completamente desnudo a excepción de los calcetines. Es algo abominable. Joder, por una vez que consigues pinchar, hazlo dignamente. Calcetines fuera, siempre. Existe una excepción; si no te cortas las uñas de los pies desde la década anterior, mejor dejate los calcetines puestos, pero después de follar pide ahora al psiquiatra, maldito enfermo.
  • Ritmo: los primeros instantes del acto sexual seguramente te costará encontrar el ritmo adecuado de mete-saca, serás como un equipo en pre-temporada al que le falte rodaje. La solución a eso es muy fácil. Imagínate que tu pene es Llorente. Como Llorente, eres un gran rematador de cabeza, así que solo debes imaginarte que rematas un córner: coges impulso y rematas, impulso, rematas, impulso, rematas… y cuando te vayas creciendo, incluso puedes ir aumentando la velocidad y sentirte el puto boss, consiguiendo así que la chica no se duerma. Lo bueno de este consejo es que te permite follar al mismo tiempo que piensas en goles del Athletic, el cielo de cualquier Toquerista.
  • Picante: si quieres, para subir la temperatura a la cosa, le puedes ir soltando guarrerías a tu compañera de juegos. “Eres más bruta que Amorebieta ordeñando vacas”, “Me pones más que Mourinho a Karanka” o “Te la voy a meter más veces que el Barça al Almería” siempre funcionan bien, pero en este punto se puede innovar mucho dependiendo de la creatividad de cada uno.
  • Orgasmo: para un Toquerista, el orgasmo debe ser más especial que para el resto. La figura de los huevos es algo sagrado, por lo que expulsar parte de su líquido se puede considerar un sacrificio. Por eso mismo, justo en el momento de éxtasis máximo (y justo después de haber cogido a la chica  por los brazos para que no huya asustada), hay que incorporarse y golpearse el pecho al grito “¡Con dos cojones! ¡Con dos cojones!”. Además, esta es una buena forma de que todo dios en la calle se enteré de que has fichado, con lo que después puedes vacilar con cara de héroe.
  • Después: por último, una recomendación para después del polvo. Para empezar, nada de cigarros, que para eso ya está Coentrao. Una vez has acabado, hay que seguir la filosofía de Ronaldinho con una Danet en la mano: repetimos. Joder, si os lleváis una chica a la cama cada dos años y medio, no hay que desaprovecharlo. Hasta que vuestro falo tenga menos fuerza que Iniesta con 2 años, hay que seguir dándole, como un campeón. Porque señores, ser Toquerista requiere grandes sacrificios como este.

Y hasta aquí mis consejillos para hacer de vuestros relaciones sexuales algo más placentero que ver a Barça y Madrid descender a Segunda Divisón. La próxima entrada del blog será ‘El kamasutra del Toquerismo’, y creo que nos vamos a reír un huevo con todas las posturas que os contaré (y que por supuesto he practicado yo mismo). No perdáis el tiempo después de los consejos de oro que os acabo de dar, llamad a vuestra prima del pueblo y a practicar un poco!

Anuncios
 
 

Trainspotting, versión Athletic (Parte III)

De todos los autobuses de mierda en los que me había subido, ese era el puto peor. Pero que más daba, yo y mis tres colegas íbamos camino de Madrid a demostrar de una vez que no eramos simplemente unas ratas de barrio y que también podíamos llegar a ser alguien en esta vida. Después de años de ‘drogathletic’ de ínfima calidad, por fin nos íbamos a meter la madre de todos los chutes: ‘drogathletic’ categoría ‘Final de Copa’. Amorebieta estaba nervioso; Muniain, excitado; Llorente, intranquilo; yo, eufórico. El nerviosismo de Amorebieta se hizo patente nada más llegar a la capital. Solo necesitó que un guiri le aguantara la mirada medio segundo en la estación para calzarle una ostia que casi le manda de vuelta a Alemania. Teniendo en cuenta que el ‘gütenmorgen’ ese iba con su hijo de la mano, es posible que Amorebieta se excediera, pero ninguno de los tres tuvimos cojones de decírselo, no fuera el caso que nos convirtiéramos en su siguiente diana. Maldito Amore, solo pensaba en la pasta que se sacaría revendiendo su dosis de ‘drogathletic’… realmente se forraría, sí, pero esto de ser sano, como dicen en mi barrio, es solo para jubilados sumidos en una espiral de colesterol y pastillas.

Todo estaba previsto. Debíamos dirigirnos a un sitio llamado Santiago Bernabéu, que por lo visto estaba en obras y no estaría bajo la atenta mirada de la gente. El contacto que nos iba a pasar la mierda era un jodido portugués, líder de un clan de portugueses que atemorizaba Madrid y dominaba por completo su economía más sumergida e ilegal. Estábamos los 4 delante del Bernabéu, litrona en mano, cuando una especie de hermafrodita con mechas nos hizo una señal con la cabeza para que lo siguiéramos. En el estado de ansiedad en el que nos encontrábamos, habríamos seguido hasta a Falete en dirección Chueca, así que seguimos los pasos del mechas. Ya dentro del Bernabéu vimos el resto del clan: un tío rapado con cara de matón sin cerebro, de esos que te pisan la espalda o la mano si les saludas; un repeinado con cara de chulito de discoteca y atiborrado de anabolizantes; y en el centro, un hombre de unos 50 años, canoso, cara de mala persona… el auténtico líder. Junto con el mechas de antes, las pintas de esos cuatro eran casi peores que las nuestras. El canoso fue el primero en hablar: “Chavalesh, shoy el sheñor Mou y a mi nadie me toca losh huevosh, me entendeish? Aquí tengo vuestras 4 dosish, si las quereish, aflojad 3.000 eurosh cada uno”. Se nos heló la sangre. ¿Qué coño decía de 3.000 euros? En Bilbao nos aseguraron que su precio era de 750 pavos. Me erigí como nuestro portavoz: “Sr. Mou, no llevamos más de 800 euros cada uno, que es el precio que se había fijado antes de esta reunión”. El matón rapado sonrió, y Mou añadió: “Me la pela chavalesh, o pagaish los 3.000 euros o osh matamosh aqui mishmo. Entenderéish que no me interesha que 4 yonkish de mierda vayan hablando mal de mí por ahí, verdad?”. Antes de que pudiera decir nada, Muniain, en un acto de imbecilidad heroica le pegó una patada en los huevos a ese tal Mou al grito de “¡Hijo de puta estafador!”. Se había liado, y nos iba la vida en ello. En un microsegundo, el matón calvo y Amorebieta estaban enzarzados a ostias en el suelo, Llorente había pegado un cabezazo al mechas y yo le había puesto el dedo en el ojo al chulo piscinas que llevaba tatuado ‘CR’ en el cuello junto a unas letras chinas horribles. Todo fue muy rápido, pero en 30 segundos los 4 portugueses estaban semi-inconscientes en suelo y nosotros cagando leches en dirección a la puta pensión más barata de esa apestosa ciudad…

Habían pasado dos horas. Estábamos los 4 en el hotel, sin hablar. De repente, el enano de Muniain empezó a reír. Dos milésimas de segundo antes que Amorebieta le estampara la cabeza contra la pared, Iker sacó del bolsillo las cuatro dosis de ‘drogathletic’ de los portugueses. Éxtasis es una palabra que se queda corta para describir ese momento, el cabrón había logrado robar la ‘drogathletic’ en medio de la pelea, maldito genio descerebrado. Tras una borrachera en honor a la proeza que habíamos logrado, nos fuimos a dormir esperando el día de mañana, el día en que dejaríamos de ser sucios yonkis para convertirnos en consumidores de drogas de alto standing, gracias a esa ‘drogathletic’ categoría ‘Final de Copa’. Ya en la cama, sobrio de nuevo, y con los otros tres durmiendo como koalas, vino de nuevo a mi cabeza el sueño de convertirme en alguien decente en esta vida. Pero joder, para eso se necesitaba dinero, y no tenía una mierda. Alcé la vista y ahí estaban, encima de la mesa: 4 dosis, valoradas en 12.000 euros en total. Si me metía la mía y revendía las otras tres, podía pirarme a tomar por culo y empezar una vida nueva, ser alguien de provecho. Inconsciente, como en un sueño, me levanté y me puse los zapatos. Fui a la mesa, cogí las 4 dosis y me las puse en el bolsillo. Cuando me dirigía a la puerta, descubrí que Muniain me estaba mirando fijamente. Con un gesto le indiqué que viniera conmigo, a lo que él dijo que no, con una mirada llena de miedo. Ante su negativa, abrí la puerta, la cerré, y empecé a andar hacia ningún lado, sin más.

Lo cierto es que soy una mala persona, pero eso iba a cambiar, yo iba a cambiar. Era la última vez que hacía algo así. Iba a reformarme y dejar esto atrás, ir por el buen camino y elegir la vida. Estaba deseándolo, queria ser igual que vosotros. El trabajo, la familia, el televisor grande que te cagas, la lavadora, el coche, el equipo de compact disc y el abrelatas eléctrico, buena salud, colesterol bajo, seguro dental, hipoteca, piso piloto, ropa deportiva, traje de marca, bricolaje, teleconcursos, comida basura, niños, paseos por el parque, jornada de nueve a cinco, jugar bien al golf, lavar el coche, jerseys elegantes, navidades en familia, planes de pensiones, desgravación fiscal… ir tirando, mirando hacia delante hasta el día en que la palmes… pero siempre con algo de ‘drogathletic’ en el bolsillo.

 
 

La Liga es de pobres

Hola, soy una competición de pobres, por eso solo me ganan Barça y Madrid.

Buenas Toqueristas, que jornada más poco interesante la de este fin de semana. Solo ha servido para confirmar algo que sospechaba desde que eliminamos al Manchester: la Liga es de pobres. La Liga es algo vulgar, al que no se le debe dar importancia… mucho mejor las competiciones tipo Copa o Europa League, donde en las elimiantorias se demuestra de verdad quien tiene más huevos que el otro. Que preferiríais, ¿follar mucho con tías que parezcan orcos de Mordor sin maquillar (la Liga), o follar solo de vez en cuando con tías tipo Pilar Rubio (final de copa, octavos contra el Manchester,…)? Pues eso, la respuesta es obvia, joder ya. Pero bueno, vamos a intentar analizar lo que ha dado de sí esta jornada, queridas nenazas.

El Athletic – Sporting fue el partido con el que sueña Clemente todas las noches: juego nulo, pelotazos, patadas, más defensas que hijos ilegítimos de Ronaldinho hay por el mundo y tan solo dos goles. La verdad es que jugamos mal de cojones, pero es que la Liga ya he dicho que no nos motiva. Bielsa nos puso ‘Bambi’ antes del partido y nos dijo que los del Sporting son los que mataron a la madre del pobre animal, pero ni así consiguió nada. La falta de motivación se resumió perfectamente en el penalti de Muniain. Joder, si es que pareció un pase, joder ya. En fin, solo De Marcos tuvo huevos (que paradoja, que un tío con un huevo rajado sea el que le ponga más cojones al asunto) para meter gol, pero luego apareció de nuevo el ‘descuentato’, que ya hacía mucha que no nos visitaba y lo echabamos en falta. Vamos, un partido más lamentable que Cuenca intentando ligar con vuestra suegra.

De Barça y Madrid solo voy a decir que su pugna por la Liga a los 18 equipos restantes no la suda mucho, así que hoy no les voy a dedicar ni una solo línia, a la mierda. Para compensar, describiré la actuación en esta jornada del resto de equipos con una palabra. Granada: vértigo; Sevilla: Michelato; Rayo: trueno; Villarreal: inesperado; Betis: manquepierda; Racing: nefasto; Espanyol: previsible; Málaga: petrodólares; Levante: cretácico; Osasuna: pobres; Zaragoza: mérito; Atleti: risas; Getafe: guay; Valencia: descenso. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Eterna excusa de los eyaculadores precoces, pero para el análisis de esta jornada tiene sentido usarlo. Feliz vida, Toqueristas!

Lo mejor de la jornada: el Atleti perdió contra el Zaragoza, cosa que nos ha hecho recordad que no hace tanto tiempo era un equipo que nos garantizaba 90 minutos de risas cada jornada.

Lo peor de la jornada: Siguen sin descalificar a Barça y Madrid de la Liga por lloronas. Incomprensible.

 
 

Hablemos de expulsiones

 

Tú Soldado, yo General

Con un ojo miro el escudo, con el otro Estocolmo.

Bonita jornada de mierda la de este fin de semana. Sabéis, cada vez que el Athletic juega mejor en Europa, me parece más basura esta nuestra Liga. En consecuencia, perder partidos también me la pela más que Lucía Lapiedra a cualquier directivo de Telecinco, pero bueno, si hay que hacer la crónica para mis Toqueristas, se hace.

Athletic – Valencia. Sin el número Dios. Estaba claro que no se podía sacar nada positivo de este partido. Aunque que nos metiera tres goles el señor Soldado si que sirve de algo: para tener más motivos para celebrar que Del Bosque no le va a llevar a la Eurocopa. Que cara se le va a quedar al pobre. Me imagino a Del Bosque dando la lista “Y de delanteros llevaremos a Llorente, Torres, Toquero y sus dos huevos”, y la inmediata rabieta de Soldado, que caerá en una espiral de drogas y pegamento con la ayuda de nuestro querido Miguel, el lateral pistolero. Pero bueno, que actualmente para el Athletic la Liga es el tercer plato. La Copa está por encima de todo; la Europa League viene después; y finalmente está la Liga, que la dejamos para equipos como Osasuna, que lo más parecido a un partido europeo que han disputado son las peleas con guiris en chiringuitos de Ibiza. Pobrecillos.

Hoy vengo con ganas de hablar del Madrid, y de dar un poco de caña. Es curioso que Mourinho solo habla de los árbitros cuando su equipo pierde puntos. Es que esto ya huele, Mou. Como dice mi buen amigo Amorebieta, “patada en la boca, pocas palabras”. Se lo podría aplicar metafóricamente (o literalmente, como prefiera). Si Cazorla te ha metido un gol en el descuento que te cagas, pues es mejor cerrar que la boca que seguir haciendo el mono en rueda de prensa. También podría dejar hablar a Karanka en casos así, que no nos lo tomamos en serio y no reímos un poco del exorcismo al que ha sido sometido, ay… En cuanto al Barça, poquita cosa hay a comentar. Guardiola cada día tiene más mala ostia, y Messi cada día es un poco mejor que CR7. Ese sería un buen resumen, si señor. También me gustaría destacar algo importante: Pinto sigue siendo igual de malo que siempre. Gratuito, si, pero quería decirlo. Sin más.

Del resto de partidos destaca por encima del resto el LevanteVillarreal, que propició que mandaran a Molina a la puta calle… para contratar a…. Lotina… escribo con puntos… suspensivos… para transmitir… la actitud de… Lotina… siempre triste… siempre descendiendo… joder, que tropa. Muy bien el Levante, que a pesar de que la mitad de sus jugadores ya tenían 30 años cuando Hitler no se afeitaba aún, están haciendo una temporada de cojones. Muy Toqueristas, si señor. Destacable también la derrota por la mínima de la Real con un gol en propia puerta, lo que genera el doble de risas. Del resto de equipos comentar que son todos muy buenos y juegan muy bien, pero no escribo nada porque se acaba de presentar Pilar Rubio desnuda en la puerta de mi casa con ganas de fiesta. Un saludo-abrazo, Toqueristas!

Lo mejor de la jornada: Darnos cuenta que Soldado, por muchos goles que meta, nunca será valorado por Del Bosque como un General.

Lo peor de la jornada: Mi ausencia por sanción. Penoso. Si el fútbol fuera seria, esta jornada debería haber sido cancelada.

 
 

Trainspotting, versión Athletic (Parte II)

El pequeño Muniain y la 'drogathletic', dos inseparables.

A la mierda. Estaba decidido. Con el pleno respaldo de Muniain y Llorente, y con los insultos de el pesado de Amorebieta, había llegado a la conclusión que un chute de ‘drogathletic’ por semana era demasiado poco. Mi cuerpo, mi débil organismo, me pedía más, ¿y quién coño soy yo para contradecir a la madre naturaleza? Lo jodido era conseguir más chutes entre semana, un jodido follón. Un colega de toda la vida, de esos que saludas por la calle porque lo conoces de siempre pero que se te cae el mundo a los pies si tienes que cruzar más de dos frases con ellos, Mick Iturraspe Jagger, nos pasó el chivatazo de una nueva mercancía de ‘drogathletic’ que acababa de entrar a la ciudad. Venia dividida en dos categorias: Copa y Europa. “¿Por qué coño lo dividen en categorias, si lo único que queremos es metérnosla sin más?”. El pequeño Muniain, tan ingenuo, tan inocente… La respuesta a su pregunta es simple: si hay más de una categoría, se puede jerarquizar; si se puede jerarquizar, se pueden hinchar los precios; si se hinchan los precios, somos demasiado yonkis como para negarnos a pagar la ‘drogathletic’, así que no protestaremos; si no protestamos y pagamos, se forran. Fácil.

Lunes por la mañana, un frío de cojones, en los puertos de Bilbo. Después del subidón del finde, ya necesitábamos más mierda. Amorebieta se había empañado en acompañarnos, “por si las cosas se ponían feas”. No sé porque usaba un condicional, puesto que con él merodeando por ahí y tratándose de trapicheos, las opciones de follón eran muy elevadas. De pronto apareció de la nada un tío canoso, de facciones duras y cara de mala ostia que asustaba.”¿Dónde esta lo nuestro, viejo?”, dijo sin más Llorente, con una frialdad que ni Mendieta lanzando penaltis. “Guaperas de los cojones, el último que me habló así, un holandés prepotente y que se creía el centro del mundo, le metí un puñetazo y le tiré a la ría… y sería malo para nuestro pequeño negocio que tú acabaras igual”. Por primera vez vi a Llorente bajar la mirada a alguien en claro signo de haber perdido una batalla dialéctica. Casi me empalmo, debo reconocerlo. “Al grano. Me llaman Villar, y mi negocio es el Villarato. Quien se ríe de él, no vuelve a aparecer nunca más. Quien no cree en él, es un pobre idiota. Quien quiera participar en él, debe adaptarse a mis normas. ¿Y la pasta, yonkis de barrio?”. Este tío realmente impresionaba, incluso Amorebieta parecía tener miedo a un enfrentamiento directo con él. Le dimos toda la pasta que llevábamos encima, y tras unos segundos de observación, el tal Villar gritó “¡Roncero, trae esa mierda!”. De detrás de un edificio en ruinas apareció un matón de cara agria y mirada enfermiza. Le entregó a su superior un paquete, y este prosiguió: “Esto no es ‘drogathletic’ de la que siempre habéis probado, es bastante más fuerte, así que escuchad bien. Solo os podéis meter una dosis los miércoles o jueves de cada semana, de lo contrario la sobredosis acabaría con vosotros más rápido de lo que lo hice yo con Rosell”. No sabía quien era esa tal Rosell, pero en ese momento no me importaba una mierda, quiera ese paquete. “Entenderéis que muertos por sobredosis no sois rentables para mi negocio, así que mostrad un poco más de inteligencia de la que desprenden vuestras vacías miradas”. Y tras esta lapidaria frase, se fue con su esclavo personal, en busca de otro grupo de yonkis como nosotros para estafarles.

Y en cuanto hubo marchado, de verdad que pocas veces habíamos saltado tanto de alegría como aquel día. Joder, teníamos lo que queríamos, incluso Amorebieta pareció alegrarse por nosotros durante una fracción de segundo. Esa noche lo celebramos quemando la noche de Bilbao y bebiendo más alcohol que Massiel en fin de año (si, Amorebieta zurró a tres gafapastas Erasmus en medio de tanta excitación). Y llegó el miércoles. Y fuimos a San Mamés. Y nos metimos ‘drogathletic’ categoría Copa. Y llegó el jueves de la semana siguiente. Y nos metimos ‘drogathletic’ categoría Europa. Y joder, fuimos felices. Más enganchados que nunca, echando a perder nuestras vidas como nunca antes, pero más felices de lo que nunca habíamos sido. Pasaron las semanas y los meses, y aunque exteriormente nuestro aspecto cada vez era peor (Amorebieta se encargaba de recordarlo día tras día), interiormente nos sentíamos realizados. Es la ‘drogathletic’, es algo más fuerte a un sentimiento o a una pasión, y hasta que no estás enganchado hasta las trancas no sabes cual es su verdadero significado. Y una vez que Muniain, Llorente y yo nos sentíamos más fuertes que nunca, llegó a mis oídos un nuevo rumor. Que coño digo yo de un rumor, estoy hablando de EL rumor. La variante más selecta de ‘drogathletic’, tan lujosa que no se podía conseguir en el propio Bilbao: la ‘drogathletic’ categoría Final de Copa. Joder, sonaba de la ostia. No me flipaba tanto un rumor desde que dijeron que Coentrao era realmente un agente del FBI investigando casos de proxenetismo en el vestuario del Madrid. ¿Y si después de ese gran chute, después del éxtasis máximo, pudieramos finalmente desengancharnos de esa mierda que nos quitaba la vida lentamente?. Fui al bar. Me senté con mis tres colegas de toda la vida. Los miré uno por uno, y sin más, les solté: “¿Queréis seguir siendo unos putos mediocres toda vuestra vida o queréis convertiros en alguien respetable por una vez?” CONTINUARÁ.

 
 

Resacón en El Sadar

Soy una jodida estrella del rock, me la pela todo.

Después de toda buena fiesta, donde el alcohol es más abundante que la colonia de jubilados en Benidorm, siempre se vive un extraño y mierdoso estado que llamamos resaca. Aunque te sientes como una mierda, la resaca no deja de tener connotaciones positivas, puesto que significa que la noche anterior te lo pasaste de puta madre (si logras recordarlo). Eso es precisamente lo que le paso a mi Athletic ayer contra Osasuna. Después de la humillación que aplicamos al Manchester en su propia casa, conmigo a la cabeza, tuvimos una resaca de la ostia en El Sadar. Es curioso, pero me la ha pelado bastante esta derrota. En primer lugar, porque fue muy cómico el golazo de Iturraspe. Que tío. Toquerista de verdad. Él quería meter gol sí o sí, y el cabrón lo consiguió. Un acto de estúpida heroicidad, de esos que tanto gustan al Toquerismo. Y bueno, luego un bonito gol de Raúl García, con un remate de nariz..ay, cabeza quería decir… inapelable. En la segunda parte demostramos que somos mejores que ellos, pero como buena gente que somos les cedimos la victoria para que sintieran por una vez las mieles del éxito en sus labios. Sí, el Toquerismo es misericordioso.

Hablemos ahora del ‘Zipi y Zape’ de la Liga, de los dos equipos que mantienen un tremendo pulso que sigue dando alegría en esta mediocre Liga, que cada día es más penosa. Pues bien, Sporting y Zaragoza siguen en su pugna para evitar la última posición de la clasificación. El Sporting con la llegada de Clemente está poniendo tierra de por medio, y conociéndolo, le importa una mierda la salvación, él solo quiere no quedar último, no meter más de 5 goles hasta final de temporada y no recibir ni uno. Un grande, joder ya. Venga, y ahora Barça y Madrid. Hay que joderse con estos dios, tienen el puto don de la importunidad. Solo basta que uno de los dos diga que los árbitros favorecen al otro para que esa misma jornada el árbitro se baje los pantalones cuando les pite. A la gente que dice que no es penalti de Ramos… en fin, las cárceles no darían abasto si yo estuviera al frente de todo esto. Decir que eso no es penalti es como decir que Pepe ayudó a Casquero a matar una abeja que le quería picar en la espalda. No me jodas. Y en cuanto al Barça nada que no se sepa aún. Debería cambiarse el nombre a Messi F.H. (Messi Fútbol Humilde), porque lo del Frodo Bolsón este es increíble, nunca había visto a un jugador que fuera casi tan decisivo como yo. Lástima que no tenga la ESO, sino entraba de lleno en el Toquerismo. Pues eso, una semana más que estos dos ganan y dan carnaza a la prensa deportiva para miles de artículos vacíos y sin el más mínimo interés que nosotros leemos como tontos.

Me gustaría destacar algo del resto de la jornada, pero ahora que ya hay confianza entre nosotros, querido lector, os confieso que fue una mierda y no me apetece comentar nada. En su lugar voy a hacer mi apuesta para el partido del jueves contra el Manchester. Ellos saldrán en tromba, a lo loco, como buenos ingleses que son. A los nenazas de mis compañeros es probable que la acumulación de partidos se les note (aunque no lo entiendo, yo he llegado a jugar 134 partidos en tres meses con el equipo de mi barrio y nunca me ha afectado el cansancio), por lo cual creo que llegaremos al minuto 90 con un 0 – 2 en contra. Justo en ese momento, prenderé fuego al chándal de Bielsa para distraerle y poder entrar al campo en substitución de Llorente. Cogeré la pelota y me driblaré a base de ‘Toquerinhas’ a todo el Manchester, incluido el árbitro. Cuando me plante delante de De Gea, en vez de ir a lo fácil, regatear y marcar, le meteré un balonazo en la boca por habernos jodido la goleada en Old Trafford. Con el portero ya vencido (en coma, más bien), me bajaré los pantalones y haré una rabona. Contrariamente a lo que se cree, una rabona es meter un gol con el rabo, pero los brasileños atribuyeron el nombre a no sé que mariconada de chut. Minuto 93, 1-2, clasificados, mis cojones héroes de San Mamés y mi rabo portada de todos los diarios del mundo. Ah, la perfección. Bueno Toqueristas, el jueves tenemos una cita, no faltéis!

Lo mejor de la jornada: Llorente es Miss Pelo Pantene, pero de vez en cuando mete algún golazo de mérito. Ayer fue el caso. Aunque me duela el corazón al hacerlo, debo felicitarle.

Lo peor de la jornada: Seguramente que el Osasuna nos haya pasado en la clasificación. Pero bueno, me alivia saber que Sergio es su estrella.

 
 
 
A %d blogueros les gusta esto: